lunes, 4 de febrero de 2008

¿Residuo Sanitario?

9 comentarios:

Fin de los Tiempos dijo...

Se da cuenta de que en apenas un mes hemos sacado como cien escándalos? Y que sólo ha bajado dos décimas en intención de voto? Inexplicable país

Natalia Pastor dijo...

Es terrible ver a a donde llega la inmoralidad más absoluta,el encubrimiento del asesinato bajo el frontispicio de una legalidad ilegitima y contra natura.
Lo peor,con todo, no es esto, por que de tales personajes a la izquierda,no cabe esperar otra cosa;lo grave y desmoralizador,es ver que la sociedad en su conjunto lo acepta sin problema alguno.

Gazulin dijo...

Es cierto que es dificil dar una explicacion del aborregamiento de la sociedad, pero obviamenete si los Españoles acabamos votando a estos desgraciados que componen el gobierno del PSOE, tendremos lo que nos merecemos, porque en la epoca que vivimos no es por falta de informacion sino por pasotismo e inmoralidad, entre otras cosas.

Saludos..

Alberto Esteban dijo...

Si alguno de estos pro abortistas hubiera presenciado un parto tendría una opinión del aborto bien diferente, os lo aseguro.

Saludos

Claudedeu dijo...

El PSOE no entiende la Ley de la vida, pero sí comprende la Ley de la muerte.

mir dijo...

Me parece muy indignante la decisión de este señor bueno si se le puede llamar así lo mejor sería llamarlo asesino, ¿Cómo puede decir esas burradas de los fetos que se estan formando dentro de alguien y es fruto de diferentes razones?
Es que acaso se cree que por decir estas cosas va a ganar pues él solo se lo cree.
Todos iremos en contra de esto y sabemos que cuando el pueblo español se une es capaz de sacar las garras por todo lo malo.

Atril sin Zeta dijo...

Para esta asquerosa izquierda, lo primero es el derecho de la madre a decidir. " nosotras parimos, nosotras decidimos". Los derechos del feto no cuentan no existen

Caballero ZP dijo...

Desde luego el grado de degradación de algunos es alarmante, luego pretenden llamarse personas.
Saludos

Martha Colmenares dijo...

Te diré algo, Gazulin, ya a uno no le va quedando tiempo para digerir tantas indignaciones.
¡Verdaderamente!
Un abrazo, Martha